Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Adolescencia’

CartelJornadas

CARTEL DE LAS JORNADAS (en PDF)

FOLLETO DE LAS JORNADAS (en PDF)

INSCRIPCIÓN (accede al formulario)

Anuncios

Read Full Post »

Sonia, Cristina y Mª Sierra, tres voluntarias de ADAPA, nos comparten su experiencia en Nicaragua:

COMIENZA LA AVENTURA
Empezaremos por presentarnos: somos tres estudiantes del Máster de Cooperación al Desarrollo de la Universidad de Granada, nuestros nombres son Marisi, Sonia y Cristina.
Todo comenzó cuando, muy rápido y sin apenas poder pensar, salió la convocatoria de becas que nos brindaba la oportunidad de ejercer como cooperantes en terreno dos meses mínimo y tres máximo. El problema era ahora encontrar una ONG, casi en tiempo récord, y decidir qué país iba a ser nuestro hogar por los siguientes meses. El elegido fue Nicaragua.
Una vez superados los trámites burocráticos y encontrada ONG en Esapaña (ADAPA) y en terreno (APAN), comenzaron los preparativos: vacunas, pasaporte en regla, informarse de documentación necesaria para el viaje ya que pasábamos por Miami…
Nicaragua1Pues bien, llegó el día 6/10/2014. Llenas de ilusión (y nervios) nos montamos al primero de los tres aviones que deberíamos tomar para llegar a nuestro destino. El viaje fue bien, hasta que llegamos al caos del aeropuerto de Miami. Si pasáis por allí no os asustéis, la simpatía no es uno de los calificativos que podríamos profesarle a este aeropuerto, y calma tampoco. Sin embargo, sí que hay algunas personas que trabajan allí que intentan ayudarte, es necesario entender también que es su trabajo.
Pasado el aeropuerto de Miami, estábamos a un paso de Managua donde un padre de familia de la Organización con la que íbamos a trabajar llegó a recogernos. Managua, tan calurosa y húmeda, nos sorprendió. Era un poco peculiar el saber que estábamos al otro lado del mundo pero que, sin embargo, no nos sentíamos demasiado extrañas en esas tierras. Todo parecía que estaba saliendo bien.
Nuestra ONG se encontraba situada en el Departamento de Carazo en la parte suroeste del país, se trataba de un pequeño pueblo con una tradición cultural impresionante: Diriamba.
Se encontraba a una hora y media de la capital, Managua y a pesar de ser un pequeño municipio nunca nos sentimos aburridas allí. Todo era nuevo y si no lo era, no paraba de sorprendernos. Habíamos llegado a Nicaragua, la tierra violentamente dulce.
Diriamba, se conoce por ser la cuna del Güegüense, el Toro Huaco y las fiestas de la Hípica en honor a San Sebastián. La alegría de sus gentes, su amabilidad y esa dulzura en la lengua es lo que hizo que nos sintiéramos en casa desde el minuto cero.
Comenzamos a vivir con familias. Sonia y Marisi vivieron juntas en una misma casa y Cristina vivió en otra casa. Aunque separadas siempre andábamos juntas, ya que las casas estaban muy cerca las unas de las otras.
Las familias nos atendieron correctamente, aunque sí que es cierto que la familia de Cristina acabó siendo y formando parte de nuestras vidas diarias. Nos gustaba estar allí. Hablar, jugar, cocinar…a fin de cuentas, compartir nuestra experiencia.
El comienzo de nuestra aventura fue vivido con intensidad y con muchas ganas de aprender y sentirnos cooperantes. Con interés por poner en práctica esos conocimientos machacados y examinados, por saber si servían de algo, por comprobar cuan equivocadas o acertadas estábamos. El comienzo de nuestra experiencia marcó un antes y un después en nuestras vidas, en el modo de entender el mundo y las conexiones que nos unen y nos separan a distintos niveles y eso, más allá de ser cooperante o no, es algo que llevaremos en la mochila pasen los años que pasen.

Nicaragua2MANOS A LA OBRA…
Durante nuestras diez semanas de estancia en Diriamba, hemos llevado a cabo numerosas actividades, algunas de ellas con duración del tiempo de estancia y otras con solo carácter puntual.
A continuación vamos a comentar de manera breve, todas las actividades realizadas:
– Creación e implantación de ciclos de charlas en la escuela pública La Salle, donde hemos tratado los temas como: Autoestima, Problemas Conductuales/ Comunicación, Noviazgo, Sexualidad I, Sexualidad II, Drogas y Violencia.
Dichos temas nos fueron solicitados por parte del profesorado del colegio atendiendo a las necesidades detectadas en el mismo.
Los temas los abordamos de manera dinámica para conseguir así la atención de los niño/as participantes.
Al final de estas jornadas pudimos valorarlas de manera positiva, aunque no todo fueron rosas en nuestro camino, desde un primer momento encontramos dificultades para realizar nuestro trabajo, enfocadas sobre todo a la comunicación existente con el resto de profesorado.

– Elaboración de jornadas en atención a la Red de Niñas, este grupo estaba formado por una serie de niñas de edades comprendidas entre 8 y 16 años.
Con normalidad, asistía un gran número de niñas a este espacio por lo que nos llevamos un buen sabor de estas actividades donde hemos compartido diversos temas relacionados en parte con los tratados en el colegio La Salle, intercalándolos con actividades lúdicas y de entretenimiento para ellas.

– Acción de promoción y conservación del medio ambiente a través de la Brigada Ecológica.
En este espacio tratamos temas relacionados con la conservación del medio ambiente. Los/as participantes eran chicos/as de mayor edad, lo cual dio lugar a que la asistencia no fuese tan buena como en el resto de grupos.
A pesar de la fala de asistencia, realizamos actividades como la plantación de tomates, chiltoma… en botellas de plástico recicladas y previamente decoradas por los niños y niñas asistentes.
– Escuela a padres y madres. A este espacio a pesar de su nombre, solo asistían mujeres, las cuales pasaban los viernes de 9am a 5pm en APAN. Dedicaban su tiempo a coser su propia ropa y creaban un espacio donde compartir con otras mujeres. Nosotras trabajábamos con ellas durante 1 hora y media y lo dedicábamos a diversos temas que con anterioridad habían sido propuestos por ellas mismas durante el primer contacto.
La asistencia a este espacio de mujeres así como la participación era buena, sin embargo y debido a las tareas y diversas situaciones personales, no todos los días podíamos contar con las mismas participantes y sobre todo lo más difícil de conseguir de manera general en todas nuestras actividades, era la puntualidad.
– Seguimiento de un proyecto para la elaboración de una panadería, financiado por ADAPA.
Desde nuestra ONG en España (Adapa), se financio un proyecto para el desarrollo de una panadería, nuestra labor en torno a este tema era asegurarnos de la puesta en marcha de este proyecto y de su buen funcionamiento, que a lo largo de nuestra estancia empezó a dar sus primeros frutos.
Nicaragua3Estas actividades eran las que realizábamos en nuestro día a día en APAN, además semanalmente teníamos un espacio para preparar las clases y demás actividades así como para realizar nuestras propias evaluaciones, pues en numerosas ocasiones realizamos cambios en las metodologías utilizadas, adaptándonos a las situaciones que iban surgiendo.
De manera puntual trabajamos en otros proyectos como la recogida de fondos para la campaña de navidad y su posterior reparto en una de las zonas rurales de Diriamba. En esta actividad nos desplazamos a una zona rural de Diriamba a la cual solo se podía acceder a pie. Portábamos juguetes, ropa, comida… que ofrecimos a las familias de esa pequeña comunidad rural, también compartimos un pequeño almuerzo con los/as asistentes. Tratamos de pasar y pasamos un buen día con aquellas personas olvidadas en las zonas rurales por su dificultad de acceso.
La identificación de necesidades por parte de APAN, también entraba dentro de nuestra tarea, con el fin de trasmitirlas a Adapa para futuros proyectos en común. El espacio físico es el inconveniente más evidente que nos hemos podido encontrar.
Una de las últimas actividades que realizamos, la cual no entraba dentro de nuestras tareas pero se nos solicitó una ayuda por parte de la dirección de APAN, fue el apoyo para la implantación de un campamento de verano donde los niños y niñas diriambinos/as asistían de lunes a viernes una vez finalizado el curso escolar. Aunque no entraba dentro de nuestras tareas previstas, fue de igual manera una actividad que realizamos de manera gratificante.

VUELTA A ESPAÑA

Tras casi tres meses en Nicaragua llega el momento de las despedida, llega el momento de hacer las maletas de vuelta a casa pero este equipaje es muy diferente al de hace unos meses, éste ocupa mucho menos pero pesa mucho más. Unas maletas cargadas de nuevas historias, de ilusión, de mucho trabajo y de muchísimas ganas de volver, un equipaje que marca el camino para estas tres futuras cooperantes.
Nuestra labor en Nicaragua ha sido desarrollada con la niñez diriambina, misión que lleva a cabo APAN desde hace más de 20 años, ésta nos ha dado la oportunidad de contener la realizad social de la ciudad a través de los más pequeños, con talleres en la propia asociación y la participación con el colegio público “La Salle”.
Coincidimos en que nuestro trabajo ha sido una tarea complicada pues hemos trabajado con decenas de niños y niñas de edades diferentes y difíciles, con poca colaboración del profesorado y dirección del colegio y los escasos recursos disponibles. Pero nos adaptamos a la situación de la mejor forma posible e hicimos del ritmo de vida nicarNicaragua4agüense el nuestro propio, superando todos los contratiempos fuimos cumpliendo los objetivos planteados. Nos llevamos un buen sabor de boca, ha sido nuestra primera experiencia como cooperantes y como siempre es muy gratificante trabajar por y para las personas. También estamos satisfechas tanto con nuestra ONGD en España, ADAPA como con la contraparte en terreno, pues hemos trabajado codo con codo con los demás profesionales.

Como primera experiencia en cooperación fuera de nuestras fronteras nos gustaría destacar algunas cuestiones.
Recomendaciones:
No olvidar nunca el papel del cooperante, ni tampoco el de voluntario.
No intentar compara la vida en nuestro país al país que nos recibe.
Seguir las recomendaciones, formación y demás información sobre el país de destino.
Respetar las normas y modo de vida, es algo muy difícil.
No agobiarse ni molestarse por el ritmo de vida diferente.
Paciencia, empatía e ilusión.

Disfrutar de la experiencia sin dejar de lado el trabajo, es lo más importante y la razón por la que viajas, así que si es esencial combinar de forma correcta el trabajo y el tiempo libre y de ocio. Si eres cooperante internacional o voluntario en Diriamba (Nicaragua) no debes volver a España sin:

  • Viajar a Granada, caminar por sus calles, comer vigorón en un quiosco del parque central y ver las isletas de Granada.
  • Viajar a León, recorrer sus calles y subir a las cúpulas de la Catedral.
  • Comprar artesanía en el mercado de Masaya.
  • Bañarte en las aguas templadas de la Laguna de Apoyo.
  • Disfrutar de un día de playa en la Boquita.
  • Viajar a otro mundo en San Juan del Sur, una ciudad europea en Centro América.
  • Ver atardecer en el Crucero.
  • Bailar la Piñata.
  • Comer gallopinto, tortilla, tostones, un queque y beber fresco.
  • Vivir con una familia nicaragüense.
  • Cruzar el Lago de Nicaragua y pasar unos días en la Isla de Ometepe, disfrutar de su gente, de sus vistas y subir al volcán maderas…

Sonia Fernández Pando
Cristina Gámez Cabrero
Mª Sierra Ceballos Carnerero

Read Full Post »

Cada día estoy más convencida de que todos somos uno, de que nada es casualidad y de que sin duda todo lo que pasa es para algo, de otra forma sería imposible explicar tantas y tantas coincidencias y causalidades que suceden en nuestra vida.

Jornadas de intervención con niños y adolescentes

Así llegó ADAPA a la mía, de la mano de un amigo al que conozco hace ya más de 20 años, mi querido amigo Paco y su mujer Dulci, y de muchas otras personas a las que conocí en mi camino, como Meme, Rafa, María José, que curiosamente tenían algo en común, todas pertenecían a la misma asociación, ADAPA. Después de tantas personas que me hablaban de ella, finalmente me decidí a conocerla y cuando la conocí sentí que tenía que formar parte de aquello.
Para mí ADAPA se ha convertido en un lugar para dar, para ser, y en el que todo lo que ocurre está lleno de magia y amor.

Un día durante una comida, Paco y Antonio comentaron la idea que tenían de organizar unas jornadas para la infancia y la adolescencia, a mi me encantó la iniciativa así que me ofrecí para lo que necesitaran y de camino les animé a que pusieran una fecha, ya que el resto se daría solo, y así ocurrió, unos días más tarde me llamó Paco para comunicarme que yo sería una de las ponentes y que iniciaba las jornadas el día 5 de noviembre.

En un principio cuando Paco me dijo que necesitaba el nombre de mi intervención y un resumen de lo que trataría, sinceramente no tenía ni idea de que tema hablar, en principio pensé hablar sobre los talentos que es mi tema favorito, pero no estaba muy convencida de ello, así que me paré a sentir para ver con qué tema conectaba, y cuando lo hice sentí que tenía que hablar de los conflictos, de todo aquello que nos aleja de la paz y la tranquilidad.
Soy madre de dos pequeños Claudia de 6 años y Rodrigo de 3, y recordé lo mucho que ellos me han enseñado y me siguen enseñando, de cómo se han convertido en mis maestros para que yo solucione mis conflictos internos. Los niños saben exactamente qué teclas tocar para que los conflictos internos de los demás salgan a la luz, solucionarlos y sanarlos solo depende de quién vive el conflicto, no de quién toca la tecla, los niños y adolescentes son nuestros maestros, nos muestran qué hay en nuestro interior qué nos enfada, para que aprendamos a conocernos, a ver nuestros miedos, aquello que no aceptamos y rechazamos y todo lo que no perdonamos.
Entonces sentí que era de eso de lo que tenía que hablar de cómo conocernos a través de los conflictos para llegar a la comprensión de que nada en el exterior tiene el poder de hacernos daño, que somos nosotros los que proyectamos en los demás nuestros conflictos internos para así poder verlos y sanarlos mediante la comprensión y el perdón.

Llegó el momento y la sala se llenó, había mucha gente y la energía que se percibía en el ambiente era de apertura, personas con ganas de aprender y de escuchar, esa fue mi percepción cuando miré al grupo y lo sentí.
Cada vez que me pongo delante de un grupo dejo un espacio para percibirlo, para sentir sus inquietudes, sus preguntas, sus dudas, y después me pongo en manos de la vida para que ella me guíe y haga salir de mi boca las palabras adecuadas.
Jornadas ADAPAAsí que eso hice, comencé con mi presentación, si me preguntáis qué dije exactamente, no podría contar todo las palabras que salieron de mi boca, no las recuerdo con exactitud, y es que cuando te dejas llevar y das permiso a esa parte de ti que sabe más que tú, que percibe más que tú y que es sabia, entonces tú misma pasas a ser alumna de tus propias clases.
Para mí aquellas dos horas fueron un regalo, un regalo en el que recibí tanto que espero que un poquito de lo que yo recibí haya salpicado a las personas que estaban presentes.
Si tuviera que expresar en una palabra cómo me sentí, esa palabra sería ENTUSIASMO, me sentí ¡¡entusiasmada!!, y es que cuando haces aquello que te encanta, aquello que nace de ti y cuya única intención es entregarlo al mundo, entonces una fuerza extraordinaria se apodera de ti y hace que tu razón se ponga a un lado, pasando a ser protagonista otra parte, una que apenas dejas ver y que solo sale a la luz cuando te permites ser quien eres, cuando te permites vivir en tu ser, en tu esencia, en el amor, y tu única intención es hacer aquello que amas y disfrutar mientras lo haces.
Entusiasmo es la exaltación del ánimo que se produce por algo que cautiva o que es admirado, el término procede del latín tardío, enthusiasmus, aunque su origen más remoto se encuentra en la lengua griega. Para los griegos, entusiasmo significa “tener un dios dentro de sí”. La persona entusiasmada era aquella guiada por la fuerza y la sabiduría de un dios, capaz de hacer que ocurrieran cosas. Y así es justo como yo me sentí, con una fuerza dentro de mí que no era mía, sino que era de todas las personas allí presentes.
Por eso quiero dar las GRACIAS a ADAPA, gracias compañeros y compañeras por confiar en mí y permitirme una vez más vivir entusiasmada, y GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS, a todas las personas que estuvisteis allí, tan solo espero que un poquito de ese entusiasmo que yo sentí y viví os haya llegado…

Con todo mi amor

Mari Carmen Ruiz Fortes
Vocación & Talento
ww.vocacionytalento.com

Read Full Post »

Talleres de intervencion

Folleto de las Jornadas

Justificación y descripción

Inscripción

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: